Pescadores de Yucatán listos para temporada de captura de langosta

Martes, 30 de Junio de 2015 12:00
Imprimir
Mérida, 30 Junio.

Pescadores de Yucatán listos para temporada de captura de langosta
Autoridades estatales informaron que unos dos mil 300 pescadores participarán en la temporada de captura de langosta que arranca este 1 de julio con una meta de producción de más de 300 toneladas.

El comisionado de Pesca y Acuacultura del gobierno estatal, Delfín Quesada Domínguez, dijo que la temporada se prolongará hasta febrero del año próximo y “si todo sale conforme a lo planeado, la pesquería podría dejar una derrama superior a los 400 millones de pesos”.

En entrevista, afirmó que la derrama depende del precio que logra alcanzar el producto a lo largo de este período, además de que los niveles de captura pueden ser superiores a las 300 toneladas.

De hecho, en el ciclo de captura 2014-2015, se superaron las 400 toneladas y el precio del producto logró alcanzar los 380 pesos por kilogramo, por lo que se trata de una pesquería difícil de predecir en cuanto a su rentabilidad, precisó el funcionario estatal.

Incluso, agregó, hay posibilidades para que el precio del kilogramo de langosta supere los 400 pesos este año, debido al tipo de cambio del peso respecto al dólar, toda vez que una parte de la producción local se va al mercado estadunidense.

Se calcula que un 50 por ciento de la langosta que se captura en aguas yucatecas se comercializa en la Riviera Maya, en el estado de Quintana Roo y el resto se distribuye entre Estados Unidos y Europa, refirió Quesada Domínguez.

El Centro Regional de Investigaciones Pesqueras de Yucatán realizó un estudio y detectó suficiente biomasa de la especie de cara a la temporada que está por iniciar, apuntó.

Expuso entre los puntos más importantes para la captura del crustáceo los puertos de San Felipe, Rio Lagartos, Las Coloradas, Dzilam de Bravo, El Cuyo y Celestún.

El funcionario hizo un llamado a los pescadores a tomar todas las precauciones necesarias para proteger su vida, pues esta especie se captura por medio del buceo, lo cual la hace una actividad de alto riesgo.

“Es importante que los buzos tengan todos los equipos y sistemas de seguridad necesarios antes de hacer sus inmersiones y evitar sumergirse a profundidades mayores a las 12 brazas, pues es demasiado arriesgado y pueden sufrir una descompresión”, alertó.