Reforma energética, un debate con argumentos.

Lunes, 04 de Agosto de 2014 08:24 Agro en Red
Imprimir

Por Héctor Yunes Landa
La madrugada del pasado sábado 3 de agosto, en una jornada histórica, la más prolongada en la historia del Congreso de la Unión, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó el sexto y último dictamen de las leyes secundarias de la reforma energética.

Corresponde ahora al Senado de la República la discusión y votación, en un periodo extraordinario convocado para este lunes, sobre las modificaciones realizadas por la Cámara de Diputados a tres de las cuatro minutas que forman parte del paquete de leyes secundarias de la reforma constitucional en materia energética, así como de las minutas de las leyes energéticas, con contenido fiscal y presupuestario, que remitió la Cámara de Diputados al Senado de la República.

Uno de los temas que se analizará es el llamado pasivo laboral. Al respecto, la deuda de ambas empresas asciende a 1.6 billones de pesos, 1.1 billones de la deuda de PEMEX y 500 mil millones de la deuda de CFE, ambas, relacionadas con las jubilaciones y pensiones de los trabajadores, de ahí la importancia de no generar riesgos financieros mayores que se traducirían en insolvencia hacía los trabajadores; por ello, en las leyes secundarias aprobadas por la Cámara Baja se contempla que tanto las pensiones como jubilaciones de los nuevos trabajadores se financien bajo esquemas de cuentas individuales, se hagan ajustes graduales a los parámetros de las pensiones de los trabajadores activos, incluyéndose la edad de retiro en reflejo al cambio en la esperanza de vida; y que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realice una auditoría al pasivo laboral de ambas empresas.

Asimismo, se analizará la forma en que se distribuirán los recursos del Fondo Mexicano del Petróleo, las medidas de responsabilidad hacendarias y lineamientos de deuda pública; además de un presupuesto especial, del año 2015 al 2018, para las Comisiones Nacional de Hidrocarburos (CNH) y Reguladora de Energía (CRE).

En el Senado de la República todas las voces son escuchadas. Se debate con argumentos sólidos y se busca sin menoscabo que lo aprobado otorgue beneficios directos a todos los mexicanos.