La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a través de un comunicado dio a conocer la importancia que tienen los animales polinizadores para preservar la existencia de la humanidad.

De acuerdo a la dependencia, informó que la relación simbiótica flora-fauna aporta igualmente beneficios económicos a las comunidades humanas y explicó que en México, muchos magueyes han sido utilizados desde antes de la Colonia para elaborar lo mismo alimentos que forraje, materiales para construcción y fibras para el vestido, o para darle usos espirituales y recreativos.

Asimismo, informó que entre agaves y fauna polinizadora existe una estrecha relación, muchas veces imperceptible a los ojos y el oído humanos. Los científicos documentan que, entre las 250 mil especies de plantas del planeta, entre ellos los agaves, casi 90 por ciento son polinizadas por alrededor de 400 mil variedades de fauna.

En su comunicado resaltaron que, del universo vegetal, cerca de 200 especies son agaves o magueyes, plantas que se diferencian por sus largas y protegidas hojas llamadas pencas, de filos espinados y púa en el extremo. Propios de climas áridos y semiáridos, los agaves son polinizados por aves, insectos y murciélagos armonizados en un concierto interminable en el que flora y fauna dan y reciben.

De día el colibrí, la diminuta ave de plumaje iridiscente, danza en el aire mientras hunde su afilado y largo pico en las corolas de dulce contenido; más allá, la abeja zumba su vuelo feliz al llevar a su reina las mejores mieles que libó de uno y otro ramillete, mientras la mariposa revolotea luciendo sus colores tras posarse galana de flor en flor. Durante la noche las releva el murciélago, menudo mamífero alado de finísimo oído que mediante sonidos de alta frecuencia ubica en la obscuridad la geografía de las flores, ávidamente paladea lo profundo de sus copas y remonta el vuelo a territorios lejanos llevando su carga de polen fecundo.

Foto: Con todos los derechos reservados Semarnat

Imagen: Ilustrativa