Estos últimos años varias organizaciones han estado trabajando para cuidar el medio ambiente por lo tanto procuran proteger a los animales que están en peligro de extinción.
La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) a tomado medidas contundentes para que sean los mismos ciudadanos los que protejan los recursos naturales y a los animales.
Profepa capacitó a autoridades ejidales, municipales y pobladores de las localidades de Vado Hondo y San Francisco, municipio de Cosalá, Sinaloa, sobre el cuidado y protección del jaguar, así como de otras especies de fauna silvestre.
Durante la capacitación se hizo del conocimiento a los asistentes de las responsabilidades administrativas, jurídicas y penales en caso de causar algún daño al jaguar.
También se les informó que la presencia de una población de jaguares representa a un ecosistema íntegro con capacidad de brindar múltiples servicios ambientales, aunado a que sirve como indicador del estado de conservación de áreas con vegetación nativa y como guía para la identificación de posibles corredores biológicos.
Biólogos de la Universidad Autónoma de Sinaloa en conjunto con la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) Nuestra Señora, realizan el foro trampeo para identificar qué tipo de felinos tienen presencia en esas comunidades.
Profepa aseguró que apoyarán en la implementación de acciones para reducir los ataques de felinos a los hatos de ganado en esta parte de la Sierra Madre Occidental.
La Profepa se comprometió a capacitar tanto a autoridades ejidales como municipales, así como a los pobladores, para la conformación de Comités de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP) en sus comunidades.
El Jaguar (Panthera onca) es el felino más grande de América y en México se encuentra listado como una especie En Peligro de Extinción (P) conforme la Norma Oficial Mexicana NOM–059–SEMARNAT-2010.

Con información de Notimex
Imagen: Ilustrativa