Hace un par de días se dio a conocer una noticia muy lamentable; la muerte del orangután más viejo del mundo, llamada Puan.

Tras ser sometido a eutanasia por problema de salud, Puan murió a los 62 años en el zoológico de la ciudad de Perth, en el oeste de Australia.

El animal, de sexo femenino y de nombre Puan, fue sometido a una eutanasia por el personal del zoológico debido a las complicaciones de salud que sufría por su avanzada edad.

Holly Tompson, supervisora de primates, informó que siempre es difícil tomar este tipo de decisiones

“Siempre es duro tomar esa decisión para cualquier animal pero fue la correcta para poner fin respetuoso a una dama que pidió respeto a lo largo de su vida”.

Los orangutanes no suelen superar los cincuenta años de vida, lo que convertía a la sexagenaria Puan en un caso extraordinario.

De acuerdo con el libro Guinness de los Récords, Puan nació en 1956 y en 1968 fue trasladada a Australia desde Malasia, donde hasta entonces permanecía en el zoo privado del sultán de Johore.

Puan dejó un gran legado en la tierra pues es madre de 11 hijos y 54 descendientes.

Con información del Espectador

Imagen Ilustrativa