Compartir
Árboles de Navidad, opción sustentable de producción forestal en México

Las plantaciones forestales comerciales de árboles de Navidad son una alternativa para producir lo que demanda el mercado nacional sin afectar los bosques naturales, contribuyen a mejorar el aprovechamiento sustentable de los recursos, además de que generan empleos e ingresos para el campo.

Los poseedores de esas parcelas llevan a cabo un uso continuo del recurso forestal, pues al momento en que se utiliza un árbol, en la siguiente temporada de lluvia se planta otro o se utilizan los rebrotes para formar uno nuevo.

Las siembras comerciales de pinos de Navidad son agronegocios que requieren una inversión financiera de largo plazo, debido a las características de crecimiento de las especies que se utilizan y las prácticas de manejo necesarias para producirlos.

Así, generan utilidades a partir del sexto u octavo año después de su establecimiento; después de los primeros ingresos se vuelven rentables y autosostenibles para continuar con los siguientes ciclos de producción.

El manejo de una plantación forestal comercial de árboles de Navidad implica diversas prácticas agronómicas, silvícolas y fitosanitarias que requieren de un conocimiento interdisciplinario de ramas como la biología, edafología, climatología, entomología, economía y mercadotecnia.

Cada año, en México se compran entre 1.6 y 2.0 millones de árboles de Navidad, de los cuales, 40 por ciento son producidos en el país y el resto se importa de Estados Unidos y Canadá; la demanda es en noviembre y diciembre, y del consumo total, 60 por ciento corresponde a la Ciudad de México y su área metropolitana.

En 2015, la producción fue de un millón de pinos y el pronóstico de ventas en territorio nacional fue de 800 mil a un millón de estos árboles.

 

Con información de Notimex